Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Actividades Académicas.

Grano de Oro (Cuento educativo)

18 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #Mis relatos.

En una finca cafetalera de la denominada cuarta región de Nicaragua, familias enteras se desbordaban con gran entusiasmo a los cortes del aún llamado grano de oro, sabiendo que se aproximaba la navidad la exaltación era mayor. Todos los muchachos y muchachas, adultos y hasta ancianos canasto al hombro con mucho orgullo hacían la labor.

Qué alegría el fin de semana cuando Doña Rosa y sus chavalos recibían su pago, y les alcanzaba para comer y comprar alguna ropita, una forma muy típica y común de sobrellevar la vida para todas aquellas familias de las comarcas aledañas a las fincas cafetaleras de esa Región. Sólo hay que recordar que en ese momento la producción de café era la principal fuente de ingreso de la zona, afirmaba Don Berardo buen cortador, después se hizo dueño de unas manchitas.

Habrían pasado unos treinta años que Doña Rosa dejó de cortar, ya ancianita pero bastante lúcida, fue visitada por unas antiguas amigas, llegaron a su barrio a su casita donde tenía como sesenta años de vivir. Le preguntaron: ¿Y sus hijos que se hicieron? __Creo que vendrán esta navidad, los pobres trabajando muy duro, en lo que les salga, al menos antes aquí cortaban café y ahora que van a cortar, se fueron ilegales al país vecino, para no morirnos de hambre. Qué buenos tiempos aquellos donde toda la familia salíamos a los cortes y garantizamos nuestro pan de cada día.

Recuerdo cuando me levantaba temprano con mis cuatro hijos desde las cuatro de la mañana, tomábamos café con pan y luego rumbo a la finca, donde los esperaba el capataz que asignaba a cada quien su surco. El capataz siempre advertía __¡ya saben, sólo el rojito! __La misma cantaleta de siempre me decían los chavalos, que se rascaban los brazos producto de la comezón, que les habían ocasionado los aradores el día anterior.

Comenzaba la jornada, entre la paralelidad de aquellos surcos, se escuchaba una imbricación de voces, la gente conversaba de cualquier cosa que derivara de sus que haceres cotidianos. Llegaba la hora del almuerzo, muchos ya lo traían, a otros se los llegaban a dejar, al pie de árboles como Cedro o Guanacaste la gente comía muy animada, comentábamos sobre el rendimiento de nuestra labor, terminábamos de almorzar y envolvíamos los platos en mantas de costal harinero; luego reanudábamos la tarea

Al caer la tarde gritaba ¡capataz! ¡Capataz! ¡huuy! __lléveme el saco. Llegaba el capataz se echaba el saco encima y emprendía la marcha al galerón de la finca, donde el café sería medido. Los mozos medían, vertían los granos en unas cajas; luego pregonaban: ¡seis medios y un cuartillo! _venía uno de los familiares del dueño de la finca y apuntaba. Cada quien regresaba a su casa contento con lo que había hecho, los cortes estaban buenos, los arbustos de café, hacían resaltar ese color resplandeciente del grano maduro. Al finalizar desfilaban dos o tres Land Rover, jalando aquellos tráiler abarrotados de sacos con café; directo al beneficio.

¿Y qué pasó por qué ahora tan abatida? _Pues de los cafetales no quedó nada solo polvo y escoria, todo se convirtió en suburbios llenos de pandilleros y ladrones, es lo que se han transformado los jóvenes de ahora, pues no estudian mucho menos trabajan, no es como antes que el trabajo. abundaba _Las amigas escuchaban a Doña Rosa, se le veía toda enardecida.

__De acuerdo, confiemos en Dios en que las cosas van a mejorar __,replicó una de sus viejas amigas __.Sabe, siéntase orgullosa, todos ustedes dieron todo, su labor fue enorme para desarrollar nuestro país. Sé que muchos se lamentan y tienen el deseo intenso de trabajar y es deplorable que se vean imposibilitado ante la embestida provocada por el crecimiento de la población , la gente no tiene donde vivir y la situación económica difícil de soslayar, esta situación afecta nuestra madre naturaleza, la que pide a gritos un aliciente, se ve asediada por la continua desforestación; las quemas prolongadas, el monocultivo, mal manejo de los desechos sólidos, lo que acarrea contaminación en los ríos , la oxigenación del aire por la falta de árboles, especies en peligro de extinción cómo: aves entre ellas urracas, guardabarranco, colibrí etc. reptiles como: iguanas, garrobos, raramente se encuentran. Todo lo que he mencionado conlleva a efectos desbastadores, que nos perjudican y qué decir del cambio climático o seguiremos pensando qué es una superstición. _ ¿Qué podemos hacer?_ Sólo Dios Sabe, Doña Rosa. __Pero no sólo Dios, cada uno deberíamos tomar conciencia y respetar la naturaleza, tomar sólo lo necesario y no seguir ocasionando desastre. __Tienes razón __Me cuentan mis hijos cuando vienen, que en el País vecino la gente respeta un poco más los árboles, los animales y no tiran tanta basura en las calles _ . Es una cuestión cultural, basta con preguntarse ¿ Por qué actuar diferente? _ Las vecinas sintieron que sus palabras despertaron aun más la sensibilidad de aquella anciana y que la conversación tendría sus efectos, quizás fallezca pronto pero la voz ya se propaga, las nuevas generaciones no querrán heredar sólo desastre. _Gracias Doña Rosa, espero vea pronto a sus hijos. __Gracias a Ustedes, me encantó la charla , que Dios las acompañe.

Grano de Oro (Cuento educativo)
Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post