Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
Actividades Académicas.

Inmoralidad en la tradición

27 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #Opinión

Desde la antigüedad el hombre ha utilizado los animales para su conveniencia, causándoles el mayor ultraje que pudiese recibir cualquier ser vivo con sistema nervioso complejo. Son tratados muy vilmente, y se cometen los más crueles abusos en su contra.
El presente fragmento induce a la reflexión y la comprensión, nos deja entrever, que la empatía también puede practicarse con los animales; y que se puede acceder a una moralidad basada en el conocimiento y no en la tradición.

Una muestra de nuestra tosquedad es la diversión que ocurre en las más de 100 suntuosas plazas de toros que existen en Iberoamérica. En las corridas de toros ocurre un espectáculo grotesco: humanos capturan a la fuerza, mediante cuerdas, a bovinos y luego disfrutan y se deleitan observando la matanza del animal. Si lo vemos bajo la moral de los sentimientos, ___la empatía, debemos trasladarnos, mediante sentimientos, a ser el toro, por consiguiente preguntarnos: ¿Nos gustaría ser ese toro? Pensaríamos: tengo derecho a vivir, me ofende que se realice una fiesta, se ingiera licor y griten de alegría cuando me entierran la espada y estoy muriendo, que dolor pensar que a mis hijos le harán lo mismo. Todos tenemos derecho a vivir. ¿Es necesario maltratar o matar a un animal indefenso? ¿Nos gustaría que seres superiores a nosotros nos maltrataran o mataran?

Este espectáculo canallesco siempre ha sido aceptado por nuestros mayores, incluso por líderes religiosos. Maltratar animales en las sociedades anglosajonas, ilustradas por filósofos sentimentalistas anglosajones, es penada con la cárcel. ¿Por qué para unos es diversión y para otros es delito? Es la educación moral.

Tomado del ensayo: La escritura y la lectura. El libro y la empatía El budismo Zen, Adán Smith y un mundo mejor.

Autor: Alfredo González Holmann

Inmoralidad en la tradición
Leer más

Fecundación artificial en plantas.

25 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #Praxis educativa.

Una lectura adaptada a estudiantes de secundaria propicia para el desarrollo de competencias lectora y científica, identificando un problema medio ambiental.

Ya existen problemas de polinización en Norteamérica y también en Europa. Se observa que hay campos que productivamente rinden poco: las plantas están bien lucidas con flores, pero no hay frutos. La causa es que hay pocos insectos que vayan de flor en flor llevando el polen.

Para paliar el problema, se están importando abejas; incluso se necesitan personas que ayuden a polinizar. De modo que todo esto significa que determinadas cosas con las que no habíamos contado hasta ahora deben empezar a ser valoradas. Hay animales que ni siquiera sabemos que existen y juegan un papel crucial para nosotros.

En este sentido circula un cálculo, un poco burdo, sobre el valor económico de los servicios ecosistémicos que se estima en dos veces y medio el producto global bruto. Es decir, sin pagar nada, estamos ahorrando dos o tres veces el dinero que se mueve en todo el mundo.

Adaptado de: Delibes de Castro, M. Revista RACE Octubre 2003.

ACTIVIDAD.

¿Con qué problema ambiental mundial está relacionado el caso que se describe en el texto?

Argumenta tu respuesta.

Fecundación artificial de la flor de vainilla

Fecundación artificial de la flor de vainilla

Leer más

Debussy y su Claro de Luna

20 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #música

Debussy y su Claro de Luna

Claude Debussy (1862-1918), compositor francés considerado el primer representante musical del impresionismo del SXX.

Su moderno sistema armónico y la estructura musical que realizó expresan en muchos aspectos los ideales que los pintores y escritores impresionistas y simbolistas aspiraban.

Claro de Luna es una pieza muy bella y una de las más famosas que compuso, pertenece al tercer movimiento de la Suite Bergamasque.

Es una pieza propicia para la meditación, relajación y alivio del estrés.

Leer más

Fidelidad y Gratitud

20 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #Mis relatos.

Fidelidad y Gratitud

Allí estaba aquel ingrávido animal quien por más de once años rindió total lealtad a su amo, ahora todo desmedrado, agonizante, avasallado por la edad, apenas respira con un temblor imperecedero esperando el momento de exhalar su último suspiro, su amo ya le pidió perdón por ciertos maltratos que le pudo haber propiciado, sus lágrimas son ineludibles, sólo queda pedirle al alma grupal que se lo lleve y que evolucione en una mejor especie.

Aún quedan gratos recuerdos cuando fue adoptado por la hija siendo un agraciado cachorro, luego pasarán al olvido, ésta ya no quiso hacerse cargo al ver la responsabilidad que implicaba el cuido de la mascota. Más de una vez fue víctima de aquella malévola comunidad acari la que penetraba despiadadamente por su piel mediante el uso de sus bocas especializadas en forma de gancho, labrando galerías en la epidermis provocándole lesiones e infecciones que a veces parecían interminables. El amo siempre pregonaba:

--¡Parásitos inmundo! ¿Obra del Supremo? –No creo que estas cosas repugnantes sean parte de la creación._ Hasta terminan hinchados de tanta sangre que se hartan. La hembra la más malvada, probablemente la causante de toda esa irritación por sus secreciones; tan enorme, seguramente deleitándose oviposicionando cada dos o tres días.

A la hija no le quedó más que abdicar a su custodia asumiendo su padre con mucho regocijo. Apesarado por aquél animal sarnoso, acudió al veterinario; tuvo mejoría, con los años fue circundado por otras enfermedades hasta desvanecerse. Ahora su amo echado a morir, rumbo a la inminencia de un notable vértigo, envuelto en la pesadumbre al ver a su gran amigo agonizando, reconoce todos esos sublimes años de servicio y fidelidad, no le queda más que resignarse y la preparación de un merecido funeral; quizás cave un hoyo de 2 ó 3 metros de profundidad y sea sepultado con honores, no así algunos impertinentes prefieren que sean el alimento de los carroñeros, aun así fuera, su querido amigo tiene la certeza de que su ser emanaría hacia el éter. Su amo y señor está consciente de su fehaciente amor al reino animal del cual se enorgullece por esta dicha que le concedió el Ser Supremo. Como todo ser agradecido le acompaña a su diestra tratando de sobreponerse el impacto desmedido que le ocasionará lo inevitable.

ACTIVIDADES.

¿Por qué las garrapatas son consideradas parásitos?

¿Qué mensaje puedes inferir del relato?

Leer más

La historia de un picaflor

19 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #Praxis educativa.

La historia de un picaflor es un cuento del insigne poeta Rubén Darío, que puede adaptarse a una clase de Ciencias Naturales, para introducir el tema de la polinización. El propósito es que los estudiantes infieran el rol de las aves en el ecosistema e inducirlos a su protección y conservación.

... Ah!, si, mi amable señorita. Tal como usted lo oye: tras un jarrón de paulonías y a eso de ponerse el sol. Garlaban como niños vivarachos, no se daban punto de reposo yendo y viniendo de un álamo vecino a una higuera deshojada y escueta, que está más allá de donde usted ve aquel rosalito, un poco más allá.

¿Que quiere usted saber la manera, el cómo y el por qué entendemos esas cosas los poetas?... Fácil cuestión.

Ya lo sabrá Usted después que le refiera eso, eso que le ha infundido ligeras dudas, y que pasé tal como lo cuento; una cosa muy sencilla: la confidencia de un ave bajo el limpio cielo azul.

Hacía frío. La cordillera estaba de novia, con su inmensa corona blanca y su velo de bruma; soplaba un airecito que calaba hasta los huesos; en las calles se oía ruido de caballos piafando, de coches, de pitos, de rapaces pregoneros que venden periódicos, de transeúntes, ruido de gran ciudad, y pasaban haciendo resonar los adoquines y las aceras, con los trabajadores de toscos zapatones., que venían del taller, los caballeritos enfundados en luengos paletots, y las damas envueltas en sus abrigos, en sus mantos, con las manos metidas en hirsutos cílindros de pieles para calentarse. Porque hacía frío, ni¡ amable señorita.

Pues vamos a que yo estaba allí donde usted se ha reclinado, en este mismo jardín, cerca de ese sátiro de mármol cuyos pies henchidos están cubiertos por las hojas de la madreselva. Veía caer los chorros brillantes del surtidor, sobre la gran taza, y el cielo que se arrebolaba por la parte del occidente.

De pronto empezaron ellos a garlar. Y lo hacían de lo lindo, como que no sabían que yo les comprendía su parloteo. Ambos eran tornasolados, pequeñitos, lindos ornis. Dieron una vuelta por el jardín, chillando casi imperceptiblemente, y luego en sendas ramas principiaron su conversación.

–¿Sabes que me gusta –le dijo el uno al otro– tu modo de proceder?

No es poco el haberte sorprendido esta mañana cortejando a la hermosa dueña del jardín vecino, a riesgo de romperte el pico y quebrarte la cabeza contra los vidrios de su ventana. ¡Oh!, ¿habráse visto mayor incauto? Como sigas dejando las flores por las mujeres, te pasará lo mismo que a Plumas de Oro, un primo mío más gallardo que tú, de ojos azules, y que tenía un traje de un tornasol amarillo que cuando el WI le arrebolaba le hacía parecer llama con alas.

–¿Y qué le pasó a tu primo? –repuso el otro un tanto amostazado.

–Escucha –siguió el consejero, tomando un aire muy grave y ladeando la cabecita–. Escucha, y echa en tu saco. Era Plumas de Oro remono, monisimo. ¡Qué mono que era! ¡Y su historia!

En esas bellas ciudades llamadas jardines, no había otro más preferido por las flores. En los días de primavera, cuando las rosas lucían sus mejores galas, ¡con cuánto placer no recibían en sus pétalos, rojos como una boca fresca, el pico del pajarito juguetón y bullicioso Las no- me-olvides ¡se asomaban por las verdes ventanas de sus palacios de follaje y le tiraban a escondidas besos perfumados, con la punta de sus estambres; los claveles se estremecían si un ala del galán al paso les movía con su roce; y las violetas, 1,as violetas pudorosas, apartaban un tanto su velo y enseñaban el lindo rostro al mimado picaflor que volaba rápido luciendo su fraquecito de plumas pálidas, cortadas, por las tijeras de la naturaleza. Pinaud de los elegantes del bosque. Plumas de Oro era un gran picaronazo... ¡Vaya si se sabía cosas!

Bajó las enramadas, en las noches de luna, cuentan auras maliciosas que ellas mismas llevaron en sus giros quejas tenues y apacibles aromas súbitos y vagarosos aleteos.

A ver, ¿quién dice que Plumas de Oro no era un tunante?

¡Ay, cuánto lo amaban las flores!

Pues ya verás tú, imprudente, lo que le sucedió, que es lo que te puede suceder, como sigas con malas inclinaciones.

Avino que una mañana de primavera Plumas de Oro estaba tomando el sol. En aquella sazón bajo el jardín una de esas, una de esas mujeres que parecen flores y que por eso nos encantan. Tenía ojos azules como campánulas, frente como azucena, labios como copihues, cabellos como húmedas espigas, y, en conclusión, ¿para qué decir que Plumas de Oro perdió el seso?

¡Qué continuo revolar; qué ir y venir de un lugar a otro para ser visto por la dama rubia!

¡Ah Plumas de Oro, no sabes lo que estás haciendo...

Desde aquel día las flores se quejaron de olvido; algunas se marchitaron angustiadas; y no sentían placer en que otros de nuestros compañeros llegaran a besarles las corolas. Y mientras tanto, el redomado pícaro toca que te toca las rejas de la casa en que vivía la hermosura; no se acordaba de los jardines, ni de sus olorosas enamoradas... ¿No es cierto que era un sujeto asaz perdidizo? Ganas tenía de llegarme a las rejas por donde él vagueaba y decirle a pico lleno: Caballero primo, es usted un trapalón. ¿Estamos?

Llegó un día fatal. Ello había de suceder. Yo, yo lo vi, con mis propios ojos. Mientras Plumas de oro revolaba, la ventana se abrió y apareció riendo la joven rubia. En una de sus manos blancas como jazmines, con las palmas rosadas, en la siniestra, tenía una copa de miel, ¿y en la otra? ¡Ay!, en la otra no tenía nada. Plumas de Oro voló y aleteando se puso a chupar la miel de aquella copa, como lo hacía en los lirios recién abiertos. Mi primo, no tomes eso, que estás bebiendo tu muerte... Yo chilla y chilla, y Plumas de Oro siempre en la copa. De repente la rubia aprisionó al desgraciado, con su mano derecha... Entonces él chillaba más que yo. Pero ya era tarde... ¡Ah, Plumas de Oro, Plumas de Oro! ¿No te lo decía?

La ventana se volvió a cerrar, y yo, afligido, me acerqué para ver por los vidrios qué era de mi pobre primo. Entonces escuché... ¡Dios de las aves! Entonces escuché que la dama decía a otra como ella:

–¡Mira, mira, le atrapé; qué lindo, disecado para el sombrero!...

¡Horror!... Comprendí la espantosa realidad... Volé a referírselo a las rosas, y entonces las espinas vengativas exclamaron en coro, mecidas por el viento:

–¡Bravo, que coja por bribón!

Días después la tirana que asesinó al infeliz se paseaba a nuestra vista por los jardines, llevando en su sombrero el cadáver frío de Plumas de Oro... Ya lo creo, como que estábamos de moda, ¡como que estamos todavía!...

Vamos, ¿has escuchado tú, imprudente, la historia de mi cuitado primo? Pues no eches en saco roto mis advertencias.

¡Oh, qué triste la historia del picaflor¡

Y luego, mi amable señorita, se fueron volando, volando, aquellos dos picaflores, del álamo a la higuera, de la higuera al rosal y del rosal al espacio...

Y oí que decían las flores en voz queda, tan queda que yo sólo la oí en aquellos instantes:

–Entre las estrellas y las mujeres, son éstas las más terribles rivales. ¡Aquéllas están tan lejos!

Ahora bien, mi amable señorita, si quiere usted saber el cómo y el por qué soy sabidor de lenguas de pájaros y de flores, míreme usted, míreme usted, que ya se lo dirán mis ojos...

Rubén Darío.

ACTIVIDAD.

Escriba con sus palabras: el mensaje ecológico que nos presenta el cuento.

Colibrí

Colibrí

Leer más

Grano de Oro (Cuento educativo)

18 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #Mis relatos.

En una finca cafetalera de la denominada cuarta región de Nicaragua, familias enteras se desbordaban con gran entusiasmo a los cortes del aún llamado grano de oro, sabiendo que se aproximaba la navidad la exaltación era mayor. Todos los muchachos y muchachas, adultos y hasta ancianos canasto al hombro con mucho orgullo hacían la labor.

Qué alegría el fin de semana cuando Doña Rosa y sus chavalos recibían su pago, y les alcanzaba para comer y comprar alguna ropita, una forma muy típica y común de sobrellevar la vida para todas aquellas familias de las comarcas aledañas a las fincas cafetaleras de esa Región. Sólo hay que recordar que en ese momento la producción de café era la principal fuente de ingreso de la zona, afirmaba Don Berardo buen cortador, después se hizo dueño de unas manchitas.

Habrían pasado unos treinta años que Doña Rosa dejó de cortar, ya ancianita pero bastante lúcida, fue visitada por unas antiguas amigas, llegaron a su barrio a su casita donde tenía como sesenta años de vivir. Le preguntaron: ¿Y sus hijos que se hicieron? __Creo que vendrán esta navidad, los pobres trabajando muy duro, en lo que les salga, al menos antes aquí cortaban café y ahora que van a cortar, se fueron ilegales al país vecino, para no morirnos de hambre. Qué buenos tiempos aquellos donde toda la familia salíamos a los cortes y garantizamos nuestro pan de cada día.

Recuerdo cuando me levantaba temprano con mis cuatro hijos desde las cuatro de la mañana, tomábamos café con pan y luego rumbo a la finca, donde los esperaba el capataz que asignaba a cada quien su surco. El capataz siempre advertía __¡ya saben, sólo el rojito! __La misma cantaleta de siempre me decían los chavalos, que se rascaban los brazos producto de la comezón, que les habían ocasionado los aradores el día anterior.

Comenzaba la jornada, entre la paralelidad de aquellos surcos, se escuchaba una imbricación de voces, la gente conversaba de cualquier cosa que derivara de sus que haceres cotidianos. Llegaba la hora del almuerzo, muchos ya lo traían, a otros se los llegaban a dejar, al pie de árboles como Cedro o Guanacaste la gente comía muy animada, comentábamos sobre el rendimiento de nuestra labor, terminábamos de almorzar y envolvíamos los platos en mantas de costal harinero; luego reanudábamos la tarea

Al caer la tarde gritaba ¡capataz! ¡Capataz! ¡huuy! __lléveme el saco. Llegaba el capataz se echaba el saco encima y emprendía la marcha al galerón de la finca, donde el café sería medido. Los mozos medían, vertían los granos en unas cajas; luego pregonaban: ¡seis medios y un cuartillo! _venía uno de los familiares del dueño de la finca y apuntaba. Cada quien regresaba a su casa contento con lo que había hecho, los cortes estaban buenos, los arbustos de café, hacían resaltar ese color resplandeciente del grano maduro. Al finalizar desfilaban dos o tres Land Rover, jalando aquellos tráiler abarrotados de sacos con café; directo al beneficio.

¿Y qué pasó por qué ahora tan abatida? _Pues de los cafetales no quedó nada solo polvo y escoria, todo se convirtió en suburbios llenos de pandilleros y ladrones, es lo que se han transformado los jóvenes de ahora, pues no estudian mucho menos trabajan, no es como antes que el trabajo. abundaba _Las amigas escuchaban a Doña Rosa, se le veía toda enardecida.

__De acuerdo, confiemos en Dios en que las cosas van a mejorar __,replicó una de sus viejas amigas __.Sabe, siéntase orgullosa, todos ustedes dieron todo, su labor fue enorme para desarrollar nuestro país. Sé que muchos se lamentan y tienen el deseo intenso de trabajar y es deplorable que se vean imposibilitado ante la embestida provocada por el crecimiento de la población , la gente no tiene donde vivir y la situación económica difícil de soslayar, esta situación afecta nuestra madre naturaleza, la que pide a gritos un aliciente, se ve asediada por la continua desforestación; las quemas prolongadas, el monocultivo, mal manejo de los desechos sólidos, lo que acarrea contaminación en los ríos , la oxigenación del aire por la falta de árboles, especies en peligro de extinción cómo: aves entre ellas urracas, guardabarranco, colibrí etc. reptiles como: iguanas, garrobos, raramente se encuentran. Todo lo que he mencionado conlleva a efectos desbastadores, que nos perjudican y qué decir del cambio climático o seguiremos pensando qué es una superstición. _ ¿Qué podemos hacer?_ Sólo Dios Sabe, Doña Rosa. __Pero no sólo Dios, cada uno deberíamos tomar conciencia y respetar la naturaleza, tomar sólo lo necesario y no seguir ocasionando desastre. __Tienes razón __Me cuentan mis hijos cuando vienen, que en el País vecino la gente respeta un poco más los árboles, los animales y no tiran tanta basura en las calles _ . Es una cuestión cultural, basta con preguntarse ¿ Por qué actuar diferente? _ Las vecinas sintieron que sus palabras despertaron aun más la sensibilidad de aquella anciana y que la conversación tendría sus efectos, quizás fallezca pronto pero la voz ya se propaga, las nuevas generaciones no querrán heredar sólo desastre. _Gracias Doña Rosa, espero vea pronto a sus hijos. __Gracias a Ustedes, me encantó la charla , que Dios las acompañe.

Grano de Oro (Cuento educativo)
Leer más

PEQUEÑA SERENATA NOCTURNA ESCRITA PARA FIESTAS VIENESAS.

18 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #música

Amadeus Mozart (1756-1791), compuso muchas obras para agrupaciones de cámara, dúos, tríos, cuartetos y quintetos. En este caso su obra K52530 la escribió para las fiestas vienesas de 1787, es una música para recrear, para hacer pasar un rato agradable.

Forma: Quinteto

Título: Pequeña Serenata nocturna

Instrumentos: 2 Violines, viola, violoncelo, y contrabajo.

Género: Música Pura

Estilo: Clasicismo.

Estructura:

Podemos observar el esquema más habitual de las formas instrumentales de la época, una forma dividida en cuatro movimiento de diferente carácter y tempo.

1er Movimiento: Allegro

2° Movimiento: Romanza, Andante

3° Movimiento: Minueto, Allegreto

4° Movimiento: Allegro.

Fuente: música para bup. Mayra fa echeverrría

Serenata No.13 para cuerdas en Sol Mayor, K.525 "Pequeña Serenata Nocturna" (Eine Kleine Nachtmusik) Mov.1 Allegro

Leer más

Del Antropocentrismo al biocentrismo

12 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #Opinión

Estamos en una época de peligro, una frase utilizada por Carl Sagan en uno de sus gustados programas de la fenomenal serie Cosmos. Una exhortación a la humanidad, víctima de la nociva tosquedad abrumadora de las grandes industrias, la urbanización, el avance de la frontera agrícola entre otros. Son fenómenos que han incidido directamente en la destrucción del Planeta.

El desconocimiento científico ha influido en la visión Antropocéntrica, adjudicada a nuestro ancestro. La autoridad que cree haberle sido conferida para tener pleno dominio sobre los recursos naturales, una de las principales causas de la irresponsabilidad, lo que ha generado el desgaste, encaminándose hacia un precipicio: la autodestrucción.

Si el problema está en la falta de conciencia, cómo conciensar ¿ Explorando el universo? ¿ instruyendo al género para entender el Medio Ambiente?Todo proceso que implique alfabetizar resulta complejo cuando los entes involucrados tienen magnos intereses. Aun, si esto pareciera ser un obstáculo, la educación ambiental debería permanecer inmune. Una educación Ambiental encaminada a desarrollar una cosmovisión biocentrista que sea heredada a futuras generaciones y, romper con el abyecto paradigma de que de que el ambiente nos pertenece, constituye un crusial elemento para su urgente preservación y conservación.

Leer más

Diálogo entre el Cacique Nicarao y Gil González Dávila. Ficción o realidad

10 Febrero 2015 , Escrito por Franklin Sandino Etiquetado en #Cultura

Diálogo entre el Cacique Nicarao y Gil González Dávila.  Ficción o realidad

En una de las crónicas de Pedro Mártir de Angleira, referente a la expedición de Gil González a Nicaragua al partir de Panamá en 1522, al encontrarse en la provincia del Cacique Nicarao; se nos revela algo que resultó inesperado para el expedicionario: la innata curiosidad que abrumaba al gran líder y jefe de aquella provincia. Dávila en sus negociaciones con Nicarao para el sometimiento de la tribu a la corona española, se vio sorprendido e invadido por una serie de preguntas acerca de la naturaleza, donde el expedicionario al verse desarticulado, sin recursos para responder titubeó enrumbando la conversación más bien a una predica. Nicarao a pesar de que entabló amistad con González, no era fácil de convencer, aquellas nuevas ideas basadas en un Dios providencialista omnipotente y omnisciente debían ser el reemplazo a todo aquel agregado de creencias politeístas llenas de rituales y sacrificios, propios de su cultura. Presentar al Rey de España como la máxima autoridad al que le deberían obediencia y respeto, autorizado por el representante de Cristo en la tierra para colonizar al nuevo mundo.

Entre las preguntas del Cacique figuran:

¿Cuáles son las causas del calor y del frío?

¿Por qué el día y l anoche?

¿Alguna vez la Tierra se va a voltear boca arriba?

¿Ha escuchado hablar de un gran diluvio que acabo con la humanidad? ¿Volverá Dios a naufragar la tierra?

¿Qué sucede después de la muerte?

¿Cómo se mueven el Sol, la Luna y las Estrellas? ¿A qué distancia se encuentran? ¿Cuándo dejaran de brillar?

¿Cuándo cesará de alumbrar el sol?

Dada la escasa instrucción de Gil González, narra de Angleira, no le quedó más que asignar todos los fenómenos a la Divinidad.

A pesar de los cuestionamientos del escritor Fernando Silva, quien aduce que esta podría ser una historia ficticia. Pero suponiendo que fuera real, es digna de admiración la inteligencia del Cacique Nicarao que a su vez cuestiona: si ya hubo un Diluvio,_ ¿entonces vendrá otro? dado que el primero se debió a las inequidades de los hombres. _Gil, No habrá otro, un día ha de suceder que todo quede reducido a ceniza por llamas de fuego enviadas desde el cielo. También interrogó acerca de los misterios de la Cruz, donde González respondió sin dificultad. Todo indica que Nicarao tenía cierto grado de escepticismo a las nuevas creencia, su sentido de la razón lo condujo a llevar la fiesta en paz y no comprometer la seguridad de su tribu. Gil González gran predicador su principal misión evangelizar, a través de este proceso civilizar y poner aquellas tierras a disposición de la corona. No así Diriangén quien les hizo creer de su convencimiento, para luego resistir y batallar obligándolos a retirarse.

Probablemente los nicaragüenses estemos impregnado con esa chispa de curiosidad de la que disponía Nicarao por saber y conocer sobre el mundo , algo típico de nuestros aborígenes la capacidad que supuestamente tenían de generar preguntas y buscar una explicación convincente, puede ser una señal de que en la actualidad estemos buscando respuestas a muchas dudas que todavía nos asedian.

Igual si la historia es falsa como aduce el Doctor Fernando Silva, quien la inventó tuvo que basarse en algún encuentro y una interacción; quizás por señas, dada la dificultad del idioma entre los aborígenes y los conquistadores. Lo medular es resaltar que en esa época el oscurantismo predominante no daba lugar al saber científico, la imperante verdad absoluta e incuestionable de los medievales debió verse amenazada por aquellos supuestos bárbaros a los que no fue tarea fácil perpetrar la transculturización, sin lugar a duda una etapa donde los colonos no disponían de explicaciones convincentes a los fenómenos de la naturaleza.

Leer más